Ey300x300

Henri Ey (10/8/1900- 8/11/1977) nació y murió en Banyuls-dels-Aspres, pequeño pueblo del sur de Francia, cerca de Perpignan. Estudió medicina en Toulouse culminando sus estudios en París (1923), al tiempo que se licenciaba en filosofía en la Sorbonne. Fue practicante interno de los Hôpitaux Psychiatriques de la Seine (París), en el servicio de P. Guiraud y jefe de Clínica de H. Claude en el Hôpital Sainte-Anne.

Desde 1933 hasta 1970 trabajó como médico jefe del hospital psiquiátrico de Bonneval, cerca de Chartres desarrollando allí una extena e intensa labor asistencial docente y de investigación. En Paris organizó la biblioteca del Hôp. Sainte Anne, y trabajando allí todos los miércoles, convirtió a ese lugar en un espacio importante de su actividad docente.

Henri Ey fue, al igual que otros grandes psiquiatras como Kraepelin y Bleuler, un trabajador incansable como se objetiva en el Indice bibliográfico general: centenares de artículos, gran número de libros, reuniones como los Coloquios de Bonneval (1942-1960) y los congresos mundiales de psiquiatría (1950, I en Paris; 1957, II en Zúrich; 1963, III en Montreal y 1966, IV en Madrid).

H. Ey trabajó a lo largo de su vida orientado por cuatro objetivos principales: (1) primero, proporcionar una lectura fenomenológica de lo patológico mental y especialmente de las formas psicopatológicas agudas; (2) segundo, dotar a la psiquiatría de una hipótesis de trabajo que la liberase de las limitaciones implicadas en las perspectivas mecanicista y psicogenetista. Los tópicos de los Coloquios de Bonneval constituyen parte del desarrollo de este objetivo: ‘Psiquiatría y neurología’, ‘Causalidad psíquica mórbida’, ‘Herencia en psiquiatría’, ‘Problemas clínicos de las esquizofrenias’ y ‘El Inconsciente’; (3) tercero, reflexionar sobre la organización “especial” que requiere la asistencia psiquiátrica, para cumplir con las exigencias éticas y técnicas de la relación psiquiatra-paciente y para lograr el necesario desarrollo psicopatológico. De ahí su lucha continua por mejorar las condiciones de vida de los pacientes y las de trabajo de los psiquiatras; (4) cuarto, distinguir la locura patológica de las “locuras de la humanidad” (sus excesos para el bien y para el mal) lo que permite aprehender el “valor antropológico indirecto” del enfermo mental, ya que la disminución de autonomía que padece el enfermo mental evidencia indirectamente la libertad y responsabilidad que tiene el hombre mentalmente sano.

En suma, su vida fue una vida de trabajo que, trascendiendo su época, dedicó a la actividad clínica y a la organización de la asistencia psiquiátrica, a una docencia siempre cercana a sus alumnos y a la defensa de la institución psiquiátrica así como a una sostenida reflexión psicopatológica y antropológica.


 

El lector interesado por datos biográficos concretos puede consultar los enlaces web de esta página así como diversas publicaciones, por ejemplo: (1) Palem RM. Henri Ey. Psychiatre et philosophe. Paris: Rive Droite; 1997. (2) Garrabé J. Henri Ey et la pensée psychiatrique contemporaine. Paris: Empêcheurs/ Synthélabo; 1997. (3) Alezrah Ch., Belzeaux P., Durand Ch., Palem RM., Prats Ph., Sempe J.Cl. Henry Ey (1900-1977). Un humaniste catalan dans le siècle et dans l’histoire. Perpignan: Trabucaire; 1997. (4) Palem RM. Henri Ey et les Congrès monidiaux de psychiatrie (1950-1977). Perpignan: Trabucaire; 2000. (5) Hommage à Henri Ey, Saint-Anne, 29 juin 1960, Toulouse: Privat; 1963; pp. 21-22. 86).